La prehistoria del torso femenino al desnudo

Marylene Patou-Mathis * / PARTICULAR DE EL ESPECTADOR

Seres humanos o su sexo (vulvas y falos) fueron pintados, grabados o esculpidos en las paredes sobre cuevas, rocas o soportes moviles —huesos, astas sobre ciervos o piedras—. Las representaciones femeninas, descubiertas en mas de noventa yacimientos en toda Europa y no ha transpirado en Siberia son las mas importantes (alla el Paleolitico de arriba, que empieza hace aproximadamente 43.000 anos de vida asi­ como acaba permite unos 10.000, se caracteriza por la sustitucion sobre los neandertales por los miembros masculinos anatomicamente modernos (Homo sapiens) llegados de Africa, la diversificacion de las culturas (en Europa occidental: el Chatelperroniense, el Uluzziense, el Aurinaciense, el Solutrense, el Gravetiense, el Magdaleniense). Estas siluetas pintadas o grabadas, estas vulvas y no ha transpirado estas estatuillas en bulto claro han propiciado que las investigadores dieran rienda suelta a su fertil imaginacion. Las estatuillas han recibido frecuentemente la denominacion sobre «Venus», apelativo sobre la diosa del apego, de la seduccion asi­ como sobre la encanto femenina en la mitologia romana. (Recomendamos: las rezagos en la equidad sobre genero en Colombia).

Desde el chequeo del arte paleolitico, primeramente mobiliar desplazandolo hacia el pelo luego parietal, a finales del siglo XIX y principios del XX respectivamente, las obras prehistoricas han sido interpretadas tomando igual que relato nuestras miradas sobre humanos modernos asi­ como occidentales. Muchos autores se han preguntado por su naturaleza y no ha transpirado su interes, y no ha transpirado han cubo interpretaciones culturales o de culto. A principios de la plazo sobre 1960, los prehistoriadores Annette Laming-Emperaire y no ha transpirado Andre Leroi-Gourhan aportaron una vision estructuralista del procedimiento parietal.

La vigilancia de las asociaciones de animales y signos en la cueva de Lascaux (Dordona) los llevo an acrecentar la tesis referente a la vida de una organizacion del espacio grafico basada en la dualidad masculino-femenino, que se encarna en la pareja central, frecuentemente «bisonte o caballo-uro», asociada book of matches cuenta revocado a signos abstractos, que simbolizarian lo mujeril (los signos plenos) o lo masculino (las signos delgados). En caso de que de Annette Laming-Emperaire, el bisonte seri­a un principio macho y el heroina un fundamentos hembra, de Andre Leroi-Gourhan es al reves.

Conforme este genial especialista del arte paleolitico, que el uro, antepasado del toro en potencia genesica, se asocie al simbolo mujeril y, por tanto, a valores maternales, podria recomendar que estos humanos nunca habian descubierto el folio y la accion del hombre en la reproduccion. Esta hipotesis explicaria la relativa escasez de representaciones masculinas (siluetas y falos) antiguamente del Magdaleniense vi­a. Nunca obstante, si bien el animal asociado con mas repeticion a la fama vulvar es el caballo, demasiadas siluetas femeninas se asocian al bisonte, igual que la mayoria de estas siluetas masculinas.

Esta discrepancia puede reflejar la diferencia de estas cosmogonias en estas sociedades del Paleolitico de arriba. A finales de la plazo sobre 1980, las trabajos del ginecologo desplazandolo hacia el pelo antropologo Jean Pierre Duhard aportan una interpretacion mas realista de las representaciones antropomorfas, basada en la cuerpo asi­ como la fisiologia. La primera estatuilla femenina, la Venus impudica, fue descubierta en 1864 por el marques sobre Vibraye, en el venero arqueologico sobre Laugerie-Basse (Dordona). A este hallazgo le seguiran gran cantidad de otros, como la celebre Dama de la capucha, exhumada por Edouard Piette en 1894, en Brassempouy (Landas), desplazandolo hacia el pelo la Venus sobre Lespugue (elevado Garona), descubierta en 1922 por Rene de Saint-Perier.

Fechada entre permite 31.000 asi­ como 35.000 anos, la Venus en marfil sobre mamut sobre Hohle Fels (Alemania) seri­a En el presente la mas antigua.

Estas estatuillas, mas de 250, fueron esculpidas en diversos materiales —hueso, marfil sobre mamut, pedrusco (esteatita, calcita, guijarro caliza) o terracota—. No obstante poseen bastantes trazos en usual, dimensiones modestas comprendidas dentro de 4 desplazandolo hacia el pelo 25 cm, se observa una enorme discrepancia en los detalles Conforme la cultura a que pertenecen. Aunque existen algunas esbeltas con senos, la mayoridad presenta atributos sexuales marcados (senos, a menudo caidos, nalgas redondeadas, vulva), la parte de arriba de los muslos y no ha transpirado el vientre adiposos y el resto del cadaver esbozado (en menor empleo las extremidades inferiores).